Daniel Blech

Prólogo

aquí estamos

en un café cualquiera

parloteando como tontos

sobre casi nada en realidad

sobre las cosas que no son del todo

alegremente asustados

evitando

lo que los ojos no pueden

no quieren esconder

nuestras manos

casualmente cerca

y lejos

ya rendidos

a ese frío

ese fuego

ese abrigo

esa miel que nos libera

nos encierra

esperando buscando el momento

en que el abrazo se derrama

desde la mirada

desde el café

desde el vaso de agua

desde los rayos de sol

que se apoyan en la mesa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.