Esteban Mario Couceyro

Cada vez que te miro



Te miro, como tantas veces

ese increíble color perlado

los labios apenas abiertos

húmedos de palabras tiernas.

 

Cuando me miras

veo nacer de nuevo la vida

historias jamás contadas

amaneceres diáfanos en las manos

cuando me miras

mi corazón abre el vuelo de mil aves

en el pecho, en los surcos

nacen las cosas que deseo decirte

y mis manos, como árboles

solo dejan sombras

iluminadas en el mirar

en las brisas

que llegan de tus pasos.

 

Avanzas como nave

llegando al puerto

y yo solo

parado en el borde de mis pensamientos

juro por mis deseos

saludarte tímidamente

como siempre

como todos los días

como toda la vida.

Comentarios3

  • Texi

    Seguramente asi ocurre muchas veces, lo inquietante es que se correspondieran y ninguno diese el primer paso. Muy bellamente plasmado, gracias por delitarnos con tus letras.

    • Esteban Mario Couceyro

      En el amor, las posibilidades son infinitas...
      Gracias por tus palabras.
      Esteban

    • Beatriz Blanca

      La timidez es tan poco comunicativa que se llega a sufrir por dentro sin que salga fuera una suave palabra, hasta que el alma explota como una bomba. Un poema que enseña, la timidez no es buena amiga.
      Un gusto leerte amigo, que tengas un lindo día.

      • Esteban Mario Couceyro

        Gracias por tus palabras, querida amiga, personalmente soy muy tímido, pero la vida no me ha dado tiempo para serlo.
        Un abrazo
        Esteban

      • El Hombre de la Rosa

        Hermoso y genial tu bello poema, que se siente empalagado de sus geniales estrofas de amor estimado Esteban...
        Un placer su lectura..
        El Hombre de la Rosa

        • Esteban Mario Couceyro

          Gracias por tu generosidad, ante los versos de un tímido.
          Un abrazo
          Esteban



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.