migreriana

Te lo dije

                              Así ya no me desconcierta tu mirada

                              Así tus queridas te arrebatan,

                              Así podés poner las pausas donde quieras,

                               Así se enciende lo que pudo ser siesta.

 

                               Así el fuego se lleva la frontera

                               Así los límites no marcan las promesas.

                               Así el horizonte hace un interludio en mi puerta.

                                Así muero y vivo por sorpresa.

 

                                Así va a ser otra la que ruede,

                                Así con mayúsculas se aprende,

                                 Así ningún acercamiento reconoce,

                                 Así el hilo de la vida se cuece.

 

                                 Así lo inexplicable queda en un instante,

                                  Así morir de amor se vuelve ajeno.

                                  Así todo lo armas y desarmas,

                                  Así riego tus ganas de tocarme

 

                                  Así mis insomnios se vuelven perros,

                                  Así ladran las que te conocieron,

                                  Así me sueñas cuando te tocas,

                                   Así te dejo el hábito de desearme.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.