Donaciano Bueno

MEMECES

-¿Has visto? No. Di ¿qué? ¿A quién? la muerte.
Estaba bostezando panza arriba,
tenía un agujero en la barriga
donde van los que tienen mala suerte.
-Sabes muy bien que a mi no me interesa.
Que esté subida allí, no es mi problema.
-Nadie puede salvarse de su quema
que es experta en domar a cualquier presa.
-Muy bien. Pues paso de pensar. No quiero
descubrir si me pisa los talones,
que gozo del placer a borbotones
y en nada yo hoy me siento prisionero.
-Y tú, ¿quién eres tú para advertirme,
quién te ha dado tal vela en este entierro?
Soy libre así. Soy libre y cuando yerro,
con permiso, de aquí no quiero irme.
Mas sé que el tiempo pasa. Lo que queda
no tiene precio, es plata, oro molido.
Que no importa ya nada lo vivido
mas sigo hacia adelante en la vereda.
A qué sirve sufrir, a qué agoviarse
y hacerse cada vez más resentido
¿dudar entre ir desnudo, andar vestido?
que andar es lo importante y no pararse.
¿Mirar para atrás? ¡A qué! Lo olvido.
-¿Pensar? Mejor no hacerlo en este instante.
Seguir como hiciera un navegante
echándose a la mar sin hacer ruido.
¿Volar? Pues bien. Si es justo. Cuando llegue.
Asi que considere que no es justo.
No pienses vas a darme algún disgusto
a fuer que a tus deseos no me pliegue.
-¿Volar? Eso es mentira. Es muy manido
¿volar y sin saber donde está el nido?.
Confieso mi pesar, sólo en las noches
me asustas cuando ves que yo abro un ojo,
lo veo todo negro y de reojo
presiento estás haciéndome reproches.
Mas no creas me impones un respeto,
por más que con arengas me amilanes.
No importa que en el juego tú me ganes
y es que yo en tus deberes no me meto.
Desprecio tu amenaza y tu osadía
de jugar este juego con ventaja
al verme amortajado en una caja
donde no existe luz, la noche es día.
Cobarde, haciendo honor de gallardía
con mi ansia de vencer aniquilado,
sabiendo que ando muerto ya tu lado
y no puedo retarte o que me ría.
Mas quiero sincerarme. No te odio
pues sé que eres mandao y que obedeces,
te pido no me canses con tus preces,
tampoco que en mi honor pongas un podio.
Recuerda: no me gustan las memeces.
©donaciano bueno

http://www.donacianobueno.com



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.