Cecilio Navarro

Inocencia y perdón.

Observo a dos palomas luchando por un trozo

de viga irrelevante.  Un simple territorio

inhóspito y desértico, sin vida ni provecho

ni donde cobijarse.  He visto así su Ego

queriendo demostrarse  al propio y al ajeno

que cada cual es uno, y el otro es un extraño

que sólo importa él mismo, pasando de su hermano.

 

Con golpes en el pecho he visto a un poeta

hablando de fusiles; hablando de la guerra. 

¡Mensajeros de paz! ¡Mensajeros de amor!

No truquéis la verdad con mensajes de error.

 

Urgió Gandhi en su tierra, la lucha sin violencia

y todo consiguió sin hallar resistencia.

Sin Miedo a su enemigo construyó su defensa

basada en el perdón, su bondad, e inocencia.

¡Mensajeros de Dios, aprended la lección,

mantened la inocencia y ofreced el perdón! 

 

Cecinape  04/08/2017

Comentarios1

  • Hada Marilyn

    Acertadas palabras en su poema y comentario. También lo relaciono con el maltrato que según los estudiosos del tema surge cuando entre dos existe una brecha tal notoria, que uno cree ser superior al otro y por eso se origina la violencia.
    Un gusto pasar por su espacio.
    Saludos cordiales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.