Lilium248

Deseo

Nuestros cuerpos entrelazados
como las raíces en la tierra
se mueven y agitan suave
en la selva de nuestro deseo.

Se encuentran nuestras bocas
y un manantial de fresco frenesí
apaga la sed contenida
en el desierto de nuestra espera.

Una tempestad dulce nos agita
llenando el océano de placer
creando olas que juegan
en la playa de nuestra piel.

 

 

 

Comentarios1

  • Bienvenidos

    Fantastico!
    saludos.

    • Lilium248

      Muchas gracias!!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.