YO CLAUDIO

PEDRO EL CUATRERO.

Haya arriba en las montañas

donde se esconde la noche,

se encuentra Pedro el cuatrero, 

escondiendosé de la justicia

por haber robado un ganado ajeno.

Su madre preocupada, se la pasaba el día

pensando en su hijo querido,

rogandolé a Dios que su niño 

no vuelva con una bala en el pecho

por el delito que había cometido.

Fueron pasando los días, las noches,

las horas se hacían eterna 

para la pobre vieja que esperaba 

desconsolada tras la ventana,

para calmar su pena que le amargaba.

Corrían los años, su marido,

dormía en un descanso eterno,

se sentía sola, hechavá de menos el mate

y a su hijo que le servía mientras

le contaba algún cuento,

de sus andanzas, cuando de la casa se perdía.

La vieja poco a poco, fue perdiendo cordura

esperando ancíosa de volver a ver a su hijo

para dormir tranquila, e irse,

a los brazos de su marido.

Al hombre, le dierón, varios años de carcél,

al tiempo después de haber salido

fue a dejar a su madre al cementerio 

sin antes, avérle prometido

y bajo un manto de lagrimá 

olvidarse de ser un cuetreró.

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.