Esdras Gamarra Ponte

¡MI MAESTRO ES UN CAMPEÓN!

 

 

A mi maestro querido, ¡Salud!
que me da su ciencia a raudales,
su cariño y cuidados sin límites,
de infinita paciencia sus dones.

 

Iluminas de mis ojos el andar

de hermosura mi alma vistes

das veracidad a mis palabras,

formando en rectitud mis actos.

 

Pregonero de mis días venideros

de mi nuevo sol que ha de nacer,
el fresco manantial de tus palabras
la linda humanidad futura hacen germinar.

 

De niños  con ilusiones, rodeado

cual estrellas juguetonas retozando;

su cultura, amplio faro,

caminos de mi vida alumbrando.

 

¡Maestro, maestra!

 

Te regalo un hermoso homenaje

en este tu día de harta luz,

el alba alumbrando la inmensa madrugada

de nuestras vidas, todas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.