Santiago Miranda

El último instante

¿Cómo sabemos en realidad
Que estas imágenes no son
En tropel las visiones que llueven
que decaen al embatir con furor
desde cielo de paz que risueño pace
el ruido Desde el último instante antes
de salir uno fuera de la imagen?

 

Estamos muriendo, sí, nos han dicho
estamos aquí también todo el tiempo
-tan evidencia que no hace falta zaherirlo-
aquí y allí Y el tiempo tampoco pudimos
Congelar por raudo entre nuestras telas
o harapos tras el cristal del recuerdo
a la mirada o devuelta al camino
del análisis al Ensueño tras el tacto
pulposo, tras la dilatación espacio
tras la evidencia del paso del hombre

 

En el tiempo clavándonos al nudo del alma
o la carne de la madera Con una querella
perpetua Con una razón indolente por sostener
el ramaje entramada a la consecuencia, ya I y luego

 

II

Repito, ahora bien; Como no se
si este es mi instante final
en el cual revivo todas las fugas
pasadas como una condena, una y otra vez
una y otra vez del comienzo al final
una y otra vez del comienzo que borra al final
una y otra vez del de un instante final
que no es final sino concatenación infinita
que es la misma una y otra vez; pero tú y yo
ya sin saber -desmemoriados, al ser
condición de nuestra raza quizás-
rememorar el circulo real quizás intuir
-entonces si es una novedad, el todo noreconocido-
¿para que temer de sentirse asfixiado en el vórtice
para que correr fuera de los vagones tras la súbita falta
de aire? imagínate en un desierto de aire
bebe, ya aquel vidrio ardiendo y eres aire



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.