José Cascales Muñoz

Tarde de vermut y rosas

 

Mis dedos acarician los acaracoládos rízos de tus rubios cabellos, finos y húmedos recién salidos del agua, el calor refrescar tu cuerpo y con tu bata y zapatillas sales del baño para sentarnos en el salón.

 

Los dos hablábamos mientras consumíamos un fresco vermút, las horas pasaron volando, tus cabellos ya estaban secos, tu cara como una rosa en primavera, con tu sonrisa al viento.

 

Nuestros labios eran suavizados, nuestras manos se unieron con un abrazo para ese largo camino de peregrinación recorriendo tu cuerpo, nuestros ojos llenos de ternura y pasión brillaban más que el mismo sol.

 

Seguía acariciando tus rizados cabellos, acariciando y besando tu cuello, es tiempo de amar y como tal nos amaremos sin parar.

 

© José Cascales Muñoz
Reservado todos los derechos.
2 de Agosto 2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.