Raul Gonzaga

Muerta entre mi pasión

 

Hoy soñé que te mataba,
Con mucho amor te maté,
Con los ojos entre lágrimas
Por inmenso padecer;

Tú, en el lecho, recostada,
Yo con temblor en mi piel;
Solamente musitabas
Suave queja de mujer;

Te destrocé con mis besos,
Entre un inmenso dolor;
Te asfixié con mi peso

Te apuñalé con mi amor;
Y hundida en el silencio
Te entregaste a mi pasión…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Cuando te entregas a los raptos de una inmensa pasión, pareces morir sobre las alas de la eternidad del gozo, infinito y supremo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.