José Cascales Muñoz

Y tú te vas con la tarde

 

Y en el crepúsculo de una tarde los dos abrazados paseábamos por la vereda, en la mitad del camino te descalzáste y dando la media vuelta por el camino contrario nuestros destinos cambiaron.

 

Sé que hoy lamentas tu acalorada y rápida despedida, yo no he cambiado y mis caminos tampoco, tal vez en algún cruce nos volvamos a encontrar, recuerda que por muchos caminos que puedan existir, la tierra es redonda.

 

En el laberinto del amor se guardan muchos secretos y nos depararán muchas sorpresas, espero poder verte en el próximo cruce con el crepúsculo de la tarde.

 

© José Cascales Muñoz
Reservado todos los derechos.
8 de Diciembre 2016



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.