Wellington Rigortmortiz

* En Otros Brazos (el necio)

 

Alejado de tu presencia

por temor a ser un mediocre,

incapaz en estos instantes

de amar, acosado

por dudas y resentimientos

que el pasado

transforma en presente

sobre un destino

que se empeña

en seguir castigándome,

envenenando

el alma con el poder

de su indiferente

desahucio a la felicidad;

logro rechazarte

cuando estás tan cerca

de ser real y palpable,

el silencio

y la eterna soledad

trastornan

las ideas y los sueños

al tratar de conseguir

apoderarme de tu luz,

de su calor que debe ser

abrasivo, que podría

curar o herir más

este espíritu congelado

en el interior

de esta fortaleza

de carne y hueso;

el tiempo transcurre

tan rápido en el cuerpo

y lento  en el corazón,

solo puedo mirarlo

y sentirlo pasar

con la certeza impotente

de no hacer nada

por detenerlo

o cambiarlo a mi favor,

encarcelado

en mi propia jaula

de huesos  y carroña, lleno

de una estupidez extraña

torturando la existencia

con la calidez

de tus recuerdos

que embriaga el amor

agonizante en mis brazos

aun negándose a morir,

la incertidumbre

de tus sentimientos

resucita la indiferencia

momentánea

pero certera en mí,

mientras tanto,

el desenlace macabro

se acerca

despiadadamente

a mis sentidos

presintiendo el fin

de mis deseos

cuando tu ser

encuentre refugio

al fin en otros brazos,

condenado entonces,

me auto destruyo

por la irracionalidad

de todos

mis ridículos temores

que tal vez tienen

algo de cordura

por ser honestos

conmigo mismo

y con la ridícula realidad

que hoy nos consume,

que hoy me obsequias.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.