Gastón

Divagando

Hace frío en la ciudad,
típico de un invierno de Agosto.
Aunque el frío que siento
es mas bien el vacío que hay en mi.

Llega la noche
y los faroles de cada casa y calle
se encienden,
Al igual que mis pensamientos oscuros.

Oscuros, pero no tenebrosos
o perturbadorores, si no,
de pensamientos sin luz,
sin claridad, apagados.

Pensamientos que no tienen
esa lámpara encendida, pensamientos
que caen por el precipicio de la duda,
carenciando la razón.

Beneficos o no,
pero al fin pensamientos
con los que a veces deceo llegar a algún lado
y a veces solo no.

Pensamientos que divagan
por mi mente.
Quizás, pensamientos importantes,
como, tonteras también.

Es más,
creo que estoy divagando ahora,
se me ha hecho costumbre
entre tanto discurrir e idear.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.