MANZANILLA

LA CANTARERA DE MI CASA...

Hay la cantarera de mi casa

que agua tan fresquíta hacia

con sus cantaros de barro

que llenaba todos los días

sitio fresco de la casa, donde 

se guardaba lo del día

no había frigorífico sino

una humilde alacena

se salía a comprar a diarío

si no se echaba a perder

la comida, el pan tambíen 

cada día pasaba por la puerta

las cosa eran sencillas

vivir una maravilla

se cantaba y se reía

había paz en el corazón

y en el alma alegría

 de golpe la vida cambió

dicen que a mejor

yo lo dudaría...

 

 

Comentarios1

  • MANZANILLA

    Muchas gracias Anita por ponerlo de favorito,,. Recibe un fuerte abrazo,..desde Extremadura...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.