Wellington Rigortmortiz

* La Bruja del Amor

 

Tu hechizo embrujante

conjuro de amor

que ilusiona, causante

del cáncer del alma,

como recuerdo tu brisa

la humedad que erotiza

los sentidos hipnotizados,

el poder de tus besos

en palabras y aliento

conjugándose en el viento

resuenan en eco

sobre mi piel agrietada

que hoy extraña

tu presencia

y el color de voz

tan lírico que pinta

mi cerebro de melodías

en migrañas

de delicioso dolor.

 

Me controlas desde la nada

en sueños, fantasías y recuerdos

haciendo más mortal

esta enfermedad en soledad

con un cruel silencio

condenándome a no olvidar

llevando tu infecciosa presencia

en el alma

por toda una eternidad,

separando de mi mundo

cielo e infierno

asesinas mi fe y las creencias,

los sentimientos son cristal

que brotan de mis ojos,

es sangre débil

con la que cubres

tu orgullosa indiferencia.

 

Mi inocencia refleja

una estupidez sin sentido

en confianza y esperanzas

que ya son etéreas,

sin embargo…

la muerte no llega

a un cerebro envenenado

conjurado a sufrir

sin poder llegar a ti;

bruja del amor

distorsionado y enfermizo,

esclavizas al mío

transformándome

en un zombi mediocre

viviendo entre tus manos

sufriendo el maldito egoísmo

de tus sentimientos,

engrandeciendo tu frivolidad,

con un mantra de maldad

absorbes mis esperanzas

dejándome solo

en el desierto

del amor que tienes para mi

como espejismo, recordándote,

amándote, enfermo,

agonizante y solo.

Comentarios1

  • Anitaconejita

    También los hay Brujos del amor, así de crueles que cubren como Sutil veneno, corroen la sangre matando el amor y el deseo, fuertes Estrofas, tan duras e hirientes cuando son llevadas a la realidad, excelente!!!
    Cuídate

    • Wellington Rigortmortiz

      me gustaría leer el brujo del amor desde tu visión como mujer quizas desde tu experiencia de vida al respecto, para que quede equiparada la situación, tu sabes para no quedar de machista o algo parecido jejejejeje, seria genial, un abrazooooo,



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.