Milagros Aylen

A un alma en pena...(parte 2)

A un alma en pena llamo,

la encuentro y la veo,

veo que no se ha liberado

del infierno del dolor.

 

Oh pobre alma en pena

formaste un mar de lágrimas.

que emanaba tu triste alma

suplicando ser librada,

aún sin ser escuchada.

 

Te aprisionas en una mente cerrada

buscando ser perdonada,

por tus deudas del pasado

que te tienen atormentada.

 

Oh pobre alma en pena,

rogando ser escuchada,

sin ser juzgada,

pues el dolor que te apuñala 

te tiene más y más lastimada.

 

A un alma en pena 

la persigue una sombra,

que sin dolor ni remordimiento,

ataca a la desahuciada.

 

A esta alma en pena,

le ofrezco mi pan y vino,

para que así, finalmente,

encuentre su camino.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.