Ulis3s

Juegos Demiurgos

Qué belleza jugar al infinito

sostenerlo en una mano y pasarlo a la otra

   expandirlo a todos los cardinales

y sentirlo blanco, limpio y pulido.

 

Qué belleza vestir el caos y el azar

coser el laberinto de sus formas y colores

   y tejer el delicado delirio

de sus patrones, siluetas y ciclos.

 

Qué belleza medir el tiempo

numerar cada gota de este incesante río

   y ahogar y disolver en sus aguas

mi colección de seres finitos.

Comentarios1

  • huertero

    me gusto...tienes buen concepto de lo que la poesía...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.