Jess Delargge

El sendero en el que no estás

Hoy tengo una nueva sensación,

porque la música sonaba y me descubrí

buscando en mi mente tu recuerdo:

como un sentenciado a muerte 

apretando el cinturón de su silla;

estaba lista para cerrar los ojos

y al instante mirar los tuyos,

y admirar como mi mente tiene un recuerdo a tu lado

para cada palabra que escuchaba.

Estaba lista para sufrir,

y me senté, y apague las luces,

ya estaba allí, solo faltabas tú,

pero sabes.. no sé, ésque,

ya no estabas.

Después de algunos minutos insistiendo

tuve que aceptarlo,

mi etapa de duelo terminó.

Puede hacerme creer que ya no te amo,

pero que clase de amor seria si dejara de existir,

yo lo conósco, y sé que aquí sigue.

Pero amor, algo ya terminó;

talvéz halla algo mejor,

talvéz sea verdad y pueda encontrar a alguien más,

ahora lo veo;

talvéz nunca te olvide,

pero talvéz sea muy feliz con alguién más a pesar de eso,

porque te fuiste por mucho tiempo,

y aunque ahora quisieras acercarte,

no encontrarás a la que antes fui:

cuando corría de un lado a otro por tu amor,

con una sonrisa por estar a tu lado,

cuando me tenías colgando de tu cuello

sin querer hacer nada más.

Se acabó amor,

el día llegó;

mis ojos ahora ven

ese sendero en el que no estas,

y aún así,

es placentero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.