Las horas calmadas

"Angel"

Hoy he matado al ángel

que habitaba

en la cabecera de mi cama,

ese que nunca me quiso

ese que siempre me amaba,

lo he matado con tiempo,

con espacio,

con alma,

y con sus rubios cabellos

me he secado las lágrimas.

 

Me despierto con los cuervos

del sentimiento

en el invierno de mi cama,

me levanto en un vuelo de espectros

con sus alas cercenadas,

me acerco con el pensamiento

a su deshojada ventana,

al menos lo preñé de futuro,

de horizonte

y de desgana.

 

Hoy he matado al ángel

que mi corazón velaba,

que importa ser árbol,

que pájaro,

que montaña,

el amor escoge un muerto

entre el despecho y su bala

siempre acaba hiriendo

al que dispara.

 

Autor: Las horas calmadas. Todos los derechos reservados.

Comentarios3

  • Lita_81

    Tu poema contempla algo de decepciòn, la muste de un pricipio de bondad, quien te cuidaba ya murio, pero no significa que se extinguiò, pero con la bondad divina volverà a renacer.
    Abrazos fraternos

  • Azules

    que importa ser árbol,

    que pájaro,

    que montaña,

    el amor escoge un muerto

    entre el despecho y su bala

    siempre acaba malherido

    el que dispara.

    Sucede a veces,aunque es triste me gustó mucho.Hay una enseñanza en tu poema.

    Un abrazo
    Azul

  • Raül Bernadas Pérez

    Qué buen poema... místico, triste y espiritual... todo a la vez...

    Saludos,



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.