A.G.

Gloria y fortuna (16.07.2017)

Como el fénix resurge de sus cenizas

Y la vista de sus enemigos quita

El sonido de sus voces suprime

Y de sus mentiras la grita

El salvaje a sus aves llora

Las bellezas cantoras

Porque no podía ver su gloria divina

La coraza dada y su vida manchada

Espinas acorraladas y brebaje pasada

Pero no lo es, solo es una chica

Su dolor cargaba

Y así lo llamaba

Teniente de dones extraños

Y poniente en el semental de los peldaños

Su cerca daba de si

La corona resurgía

En su cabeza por medio de liturgia al fin

Dirigente de tropas

Y colgante de suplantes

Su poder caldeaste

Y su amor humeante 

 Su fortuna le procede

Pues su amor nunca viene

Y ella de pena muere.©

 

AG©

Comentarios1

  • Hector adolfo

    Buenos versos.

    Un gusto leerte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.