Jorge Aimar Francese Hardaick

ETERNO AMANTE



Bajo la vid de su esencia

extasiado bebo el rocío

del néctar de sus labios

embriagándose mis versos

en la cadencia de su fragancia.

 

Renazco en la alborada

sobre la lumbre de su mirada

y en cada madrugada

su piel dormida

es mi ambrosía

 

Sumiso desvanezco

ante el lírico canto

que sus caricias encierran

en el vino de su encanto y

 

en los ensueños de mis días

pretendo cada día

ser su eterno amante.

 

Jorge Aimar Francese Hardaick

Escritor de Sentimientos - Argentina

Derechos reservados del autor (*)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.