argantonio

El jardín olvidado

Jardín abandonádo, donde un día

ya lejano florecieron las rosas y

los granados.

Donde cantaron pájaros cortesános

y susurraba el agua en las discretas fuentes.

Aquí se escucharon risas y carreras por un

laberinto de arrayánes.

!Cuantas ilusiones y cuantos sueños!

!Cuantos proyectos cuando no teníamos

apenas pasado!

El mundo nos era risueño.

Hoy eres refugio del viejo vagamúndo,

hay pájaros en el tupido matorral, esta

es ya una tierra silvestre, donde la palma

peina el suelo con su melena desaliñada,

las piñas desgajájadas tapizan las

desaparecidas veredas y el granado a morir

se niega. Nada muere aquí del todo, aquí se

sembraron besos que florecieron en nuevas

primaveras.

Aquí en este palpitante

silencio, me siento revivir

recordando lo que era.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.