Ingrid Romero

TU VOZ

Escuchar tu voz, fue una gran melodía.

Tu aliento me acaricio vida mía.

Tan dulce como la poesía

siempre anhele tu voz bella

que llega a mis odios 

con eco de cortesía. 

 

perderme en el sonido de tu voz

es como una tarde de armonía.

La escucho en cada pensamiento

y recordar es mi sutil sufrimiento.

 

tu voz es mi razón en cada emoción.

Me colma de pasión; tu susurro 

dulce amor, volviéndose dentro de mi

tan amargo pero... A la vez

tan necesitado, envolviendo mi amor

en un meloso clavo.

 

Los recuerdos son el calor desenfrenado

recordando tu voz, es una melodía que

entro en mi, con un delirio de lujuria

desbastados bajo la lluvia.

 

Me lamento no poder frenar

los escalofríos de tu voz,

y tener que sanar

los pedazos de mi corazón.  

 

Comentarios1

  • Augusto Cuerva

    Melancólico poema,,se nota en la pluma la dulzura que pones escribiéndolo...Un saludo cariñoso

    • Ingrid Romero

      Muchas... Gracias. Cada poema tiene paté de mi ser. Saludos!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.