Lara Plath

El Apogeo de Safo - Hechicera

Ella era cándida, ingenua.
Una flor arraigada por la raíz
de la amargura y de la mísera soledad.
Hechicera infecunda,
diosa de los aposentos del libertinaje.
El fuego ascendía en el mármol
de su piel,
la ornaban en sus rojizos cabellos
las furias malditas desde el olimpo.
En donde la transfiguraban
en la misma soberana representación
de la soberbia.
En su más alto esplendor influenciada
por aires putrefactos,
cayendo en sus delirios místicos.
Reinaba el narcisismo y el clamor
de la avaricia en el seno de una humanidad
devastada.

Comentarios2

  • Augusto Cuerva

    Que buen poema,,,La frialdad y la codicia vienen cogidos de la mano,,,Un saludo cariƱoso

  • aliciaenelpaisdelasagonias

    Me encanta el vocabulario que usas. Muy sentido el poema



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.