Edmundo Vélez Alcívar

Soneto de amor no correspondido

Amor de luna y cielo llameante,

ojos de noche lluvia en río manso,

rezo en silencio, amor, mi amor constante,

veo tu flama en cálido remanso.  

 

Arriba, luna, feliz, es cantante

de mares y hondos ríos si me canso

de caminar las penas del amante

que amando, triste amante, tu descanso.  

 

La llama de tus ojos ha expirado

todo en planeta tierra muere pronto

y el dolor es la daga... Amor: ha hablado.  

 

Nadando en mi clamor en mar sin fondo

el dolor es la llama en mar calmado

que persiste cantando, amor, tan hondo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.