Carpintero de vientos

No mas

Aquí se quedaron mis manos

siempre vacías de ti,

no te llevaste la soledad

exacta que grita las horas

que nunca estuviste,

me heredaste el frio laberinto

de tu cuerpo

y el alba impenetrable,

el estío sin sol,

y Esta triste luna

sin cuarto menguante.

 

No más extrañarte

en la distancia,

ni el contagio de la melancolía,

ni la epidemia de no decir tu nombre…..

de ser la mitad la de tu sueño,

de ser la errante espera del deseo

y la sombra del medio día.

 

No más besos sin hojas desprendidas,

ni más muerte cuando faltas,

ni más cielos con estrellas descocidas,

no más de estas tristes manos

que ultrajas,

aquí se quedó tu beso perpetuo

y las caricias en raíces

no quiero perpetuarme

en este sueño eterno

de ser, saber, si vives

o no existes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.