HectorFlores

Muerte.

Ah, la silenciosa muerte, la eterna sedienta 
Arruga ineludible y lenta.  
 
Y la flor se marchita adentro y afuera,  
y se caen los pétalos, y se inclina la recta. 
 
Y en los días fríos, al frío lo aumenta. 
Y en los días tristes, la tristeza quisiera. 
 
Sorpresa de muerte o piel arrugada, 
marchita y leve, flor de la nada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.