YO CLAUDIO

BOCHINCHERO.

Si en la vida cometí errores

hoy pido perdón,

no fui un gran caballero

tampoco un gran señor.

De niño un audás, chillón y peleador 

en el barrio un bochinchero 

pelotero, pero un buen inventor.

Mama me daba un regaño, papá sonreía,

con un gesto en los ojos

me entregaba su alegría.

Poco a poco fui ganando

seriedad y simpatía

todos en la cuadra me respetaban

por ser un chico soñador.

Aunque a beses enojón 

y un poco alborotado

dentro y fuera de la cancha

siempre un buen supérdotado.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.