Wellington Rigortmortiz

* Ojos de Dragón

 

Lo esencial muere desnudo

ante los ojos de la frivolidad,

carne en alma

son los sentimientos,

los afectos,

una quimera nada mas,

encendidos

en calcinantes flamas

deambulan zombies

por los senderos

de las dudas

en profundo dolor,

es un fuego

que no se extingue

hasta cristalizar la materia

o volverla cenizas,

ante los ojos de la frivolidad

nada soy,

su mirada indiferente

opaca el brillo de mi alma,

ninguna esencia como la mía

me puede presentir

caminar por este inframundo

lleno de tristeza y tormento,

la mirada frívola

de estos ojos maliciosos

están sobre mi

como el firmamento

que alguna vez pude tocar,

que ahora tan lejano

y esquivo es, me aborrece

sin que sea justo merecerlo,

el destello de esos ojos malditos

calcinaron por completo mis alas,

arrastro las miserias

de un desprecio adquirido

por no formar parte

de todo aquello

que esos ojos malditos

miran tan superficialmente,

ante sus ojos nada soy,

nada fui, solo me quedé

reflejado en lo profundo

de su maldad,

fui el prisionero paciente,

aquel que jamás necesito

de un trono, de lujos, de fama,

de tanta maldad y desprecio;

…lo esencial muere desnudo

ante los ojos de la frivolidad,

carne en alma

fueron mis sentimientos,

los afectos,

quimeras nada mas,

encendidos todos

en calcinantes flamas

deambulan zombies

por los senderos

de las dudas

en profundo dolor, yo,

arrastro todas sus miserias

en este inframundo

bajo el firmamento

que alguna vez pude tocar

y que ahora tan lejano,

esquivo es, me aborrece

sin que sea justo merecerlo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.