Leandro

Matilde

Matilde, tu encanto me abraza
Como el calor de la hoguera en invierno
Mi piel la rescatas del frio azul
Y yo, me pierdo en tus besos amados
Me pierdo en las colinas de tu cuerpo
Como un niño que abre su vida al destino
Yo abro mi pecho a tu delicia

Tú te acercaste y yo no me alejé
Matilde amada, ya tienes mi sueño
Ya tienes mi alma derramada
Madura candela que enciende el tizón
Que respira la aurora de mi isla olvidada
Mil versos tal vez sean necesarios
Para convocar los sentimientos del alma

Contrariamente a lo que se espera
Me enamoro de ti como de la primavera
Te alejas y vuelves dulcemente
Por las calles y las extendidas alamedas
¿Te recuerdas de ese beso inocente?
De ese cuarto con solo una ventana
Una ventana de lo más indiscreta

Matilde amor encarnado en mi cuerpo
Tu sangre se fundió con la mía a un fuego lento
Y yo he dejado que tu sabia me inunde
Hasta el sentido eterno de lo perfecto

 

Leandro

Todos los derechos Reservados 2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.