Santiago Miranda

El conflicto perpetuo

¿Has visto las noticias, fuera
del televisor? que asco aquello
la historia continúa sucediendo
afuera en un sinfín de urgencias
impostergables en una interminable
espiral cautivadora trampa humanitaria
-cuidado donde posas tus sentidos-
de novísimos placeres distractorios
y novedades que no permiten el salir
afuera del nombre de su sangre, sí allí
afuera del círculo de la historia por tomar aire
afuera tras la perspectiva necesitada para ver
afuera para volver ya con el análisis posible
para remediar estas fallas por las cuales
nos desangramos cada fin de mes hasta el fin
por un sueño, el detenernos y contemplar
al tiempo de tal a tal, ya sin temor de
morir o desaparecer, quisiéramos tanto
-mas mira hacia adelante dicen los eventos-
el estar lejos de esta fluctuación veloz
en el tránsito del hoy que ya pasó
como un insólito vaivén constante
-agárrate firme al pasamanos del tren-
en el capital insostenible el vaivén
si sube, él gana-trabajas, si baja
tú pierdas-trabajas, si todo continua
igual, que terrible sería ¿no? -luz roja
a la vista- no nos podemos detener así
de la pesadilla no poder huir de allí sino
hacia aquella luz al final del túnel
-no vayas allí, no te vayas allí-
en la estación final donde nada más
espera, no sé si habrá salvación allí
de ser de hacer todo de nuevo fuera
de esta historia que no repara en los caídos
[al andén proyectado como paralelas hacia el infinito.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.