Lilia Quituisaca-Samaniego (Lilivi)

No busco motivos


Cuando absorta el alma -errante-,
se embarca en una inspiración adecuada,
descubre que no hace falta buscar motivos
para transparentar la sugestiva vida...


En el filo de la noche
la luna viene estrellada
con su gran velo atractivo
enamorándose las estrellas
sin saber la luna el motivo.
Augusto Cuerva


Eres tú a quien luna sigue,
Eres tú, su astro, su sol,
Y con tu calor abrigue,
La oscuridad de su noche,
Sin motivos, va tras tuyo,
Y recuerdan lo de anoche,


No busco motivos, los encuentro por doquier, cuando estoy concentrada y todo me hace pensar en el, no busco motivos los tengo a la mano en cada amanecer. Soy un motivo cuando me quieres querer.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.