angelillo201

El victimatron I. No abramos heridas terroristas



 

Así hablaba Paradón escuchando las noticias, intentando con su ingenio abrir con un corta uñas la lata de atún desmigado del programa de alimentos para los más desfavorecidos que ofrecía el gobierno de España. Se podía saber si el atún, los botes de judías, de melocotón , era de los programas de alimentos gratuitos si carecía de ranura abre fácil. Bien difícil se lo ponían a los que iban a por alimento el gobierno, que jamás estuvo tan bien cerrado los botes de habichuelas, de garbanzos, de lentejas como los de estos programas que parecían llevar candado, como la ley mordaza que varias veces le habían aplicado a Paradón los jueces del presidente de España.

 

 

 

¿ Acaso no vamos todos solos , abandonados y a la deriva cuando más abajo por la sandalia opresora del presidente del gobierno y sus huestes de banqueros, policías, jueces, y fiscales. Así pues ,se abren heridas de forma mucho más sencilla que esta lata de atún con los excesos vehementes del presidente del gobierno de España declamando en el aniversario del asesinato por un grupo guerrillero de Angelillo Blanco , que su muerte era como haber perdido su vida, como arrancarle un ojo. Entonces se monto un profundo guirigay, porque a muchos se tocaron el ojo, y recordaron que se lo saco la policía del presidente del gobierno en las manifestaciones pidiendo empleo y dignidad, otros recordaron a las palabras del presidente a sus familiares asesinados de forma inmisericorde en una cuneta por la guarida civil, otros se quejaban por vivir en un contenedor de basura y estaba muy jodidos porque antes vivían en una casa que se había quedado el banco rescatado pro el gobierno. Pero el único que parecía no enterarse del daño que hacían sus palabras era el presidente del gobierno que seguía hablado así por la radio que retransmitía el mitín en un banquete rodeado de ministro,curas y militares:

 

“ La patria se alimenta de mártires como Angelillo Blanco que se enfrentan a los enemigos del país que pretenden destruir la paz y la unidad. Pero nuestras fuerzas de seguridad donde descansa bravamente el brazo ejecutor de la autoridad mantiene a salvo de la organizaciones terroristas a cincuenta millones de españoles, que pueden salir seguros a al calle y respirar libertad gracias a que infatigables no hay terrorista que se les escape. Hasta en los lugares más inimaginables, en parques haciendo de titiriteros, en ateneos haciendo chistes de Carrero Blanco, son atrapados en pleno delito.

Se escuchaban los aplausos de fondo, Paradón colocando el oído al altavoz, prestando atención a otros sonidos casi ocultos, podía escuchar como el obispo se lanzaba a la bandeja con el lechón y le decía al mancebo que la llevaba que lo dejara allí y trajera champán. La voz del ministro de hacienda no reparaba en el gasto al caviar. Una vez se retiro el presidente ele preguntó una periodista a la ministra de empelo que se arrancaba un trozo de salmón ahumado de su boca tan grande como la cabeza de un hombre sobre la cifras de empelo.

Hoy no es día para recordar eso.

Paradón, ahuyentando su oído de la radio exclamó: recordando:

Pues yo Paradón de Vall d´uixó el día que asesinaron a Angelilo Blanco ya buscaba empleo, y tantos años después sigo igual. Señores políticos, dejen de recordar el pasado de difuntos preocúpense de verdad de los vivos. Haciendo palanca el El corta uñas roto salio volando hasta el ojo de Paradón que se quedo tuerto mientras condecoraban a varios policías por su labor en la lucha contra el terrorismo ,tras detener a un hombre cubierto por globos de colores en un banco que llamaba ladrón al gerente.

Angelillo de Uixó.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.