andrea barbaranelli

Narciso, en la orilla

El agua absorta y yo. ¿De dónde llega

este viento que enturbia el azaroso

confín entre mi labio y el temeroso

rostro que ora me afirma ora me niega?

¿De dónde es el delirio que me pliega

en la rivera turbia de este foso

de agua ignota, arrastrándome hacia el pozo

de mi cegada vista que me ciega?

El tieso agobio del espacio aplasta

en ti en mí la imagen que nos vierte

la misma agua que a los dos desgasta.

En ti me hundo para ya no verte

en mí, para encontrarte en una casta,

fuera de mí, ya desovada muerte.

 

Comentarios1

  • Bambú

    ¡Pero qué belleza de soneto!
    Enhorabuena



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.