Richard123

Celos


Ésta víscera triste sin cesura,
mide hasta el crudo amante del ya ingrato
acólito solaz de mi locura.

Escolta sin llorar, vive percato
equivocado lumen del bosquejo:
ahora vago en desprecio de orfanato.

Es desacato infiel a mi complejo;
renuncia que embaldosa timidez,
mi vida a exterminar en un trastejo.

Pérfido fue tu extracto languidez;
mil diferentes lágrimas clamaron
del error que robó mi intrepidez.

Pero migas pontíficas sanaron,
enseñaron resuello del disperso
pero nunca increpado te olvidaron.
Nunca enterrar podré lo que muerto está.

 



Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.