robertojuan

LA LUZ DEL DÍA

LA LUZ DEL DIA

 

De la flor que escondías

brillando el alma,

tiene un aroma dulce

produce calma.

 

Y de repente,

el nardo mañanero

rejuvenece.

 

Mira tus ojos niña

cómo relucen,

frente a la flor del alba

y a sus perfumes.

 

Y si me quieres,

bendeciré tus días

y amaneceres.

 

Cuando te duermas vida

vendrá la luna,

a custodiar tus sueños

y tu fortuna.

 

Mira que suerte,

las estrellas a coro

ellas te mecen.

 

Roberto J. Martín



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.