Carlos Cianciaruso

El Forsito

 EL  FORSITO

 

Nos  veíamos  a  diario

yo  admiraba  tu  figura

inventaba  un  comentario

alabando  los  detalles

de  tu  potente  estructura.

 

Recorriendo  los  caminos

de  nuestra  querida  Patria

me  contaron  que  anduviste

quebrando  aquellos  silencios

roncando  toda  tu  magia.

 

Naciste  a  ser  distinguido

Lujoso  y  muy  educado

y  te  cambiaron  la  estampa

te  pusieron  dos  patonas

y  guardabarros  recortados.

 

Comenzamos  nuestra  historia

de  paseo  y  de  trabajo

y  aunque  perdías  la  fuerza

no  te  diste  por  vencido

cumpliendo  siempre  a  destajo.

 

Anécdotas  y  recuerdos

con  aquel  mi  gran  amigo

el  que  llevamos  al  centro

el  que  nos  mostró  San  Pedro

y  te  llamó  El  Colestivo.

 

Mucho  había  sido  el  esfuerzo

no  fue  cuestión  de  valor

te  fuiste  quedando  quieto

tus  engranajes  cansados

fueron  perdiendo  el  calor.

 

Yo  sufría  al  verte  así

y  por  ello  sin  pensarlo

por  haberte  acompañado

siendo  inocente  y  culpable

debía  de  remediarlo.

 

Te  fuimos  curando

y  te  vimos  renacer

El  Tigre , Lujan , San  Pedro

San  Isidro  y  Moreno

Con  tu  andar  valiente  te  volvieron  a  ver.

 

Fueron  cambiando  los  tiempos

de  vivencias  y  de  gloria

Ya  no  andábamos  como  antes

tan solo  algún  viaje  juntos

que  adornan  hoy  mi  memoria.

 

Y  un  día  debí  dejarte

la  esperanza  de  otro  rumbo

no  era  justo  que  termines

a  mi  lado  sin  futuro

solitario  y  moribundo.

 

Y  supe  verte  partir

aunque  lleno  de  tristeza

porque  eras  parte  de  mi

porque  no  tenía  precio

tú  presencia  de  nobleza.

 

Porque  rumbos  andarás ?

Quien  te  guía  en  estos  tiempos ?

Podré  saber  algún  día,

tu  destino  y  las  hazañas

que  adornan  estos  momentos ?

 

                                           Carlos Cianciaruso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.