matias.p

Recuerdos de una noche

La noche cae y sigo en la tasca de mi mente
me sirvo un verso espeso y àcido
por el hastío de la traiciòn
mi mirada escupe un silencio diferente
y soledad expele su nauseabundo olor
en mi ropero yace el cadáver rígido de mi corazón 
y a duras penas mi cuerpo soporta lo que siente
con un aspecto amargo e inmundo en descomposición 
mi cerebro se ubica entre las tripas de vientre

 

Un vaso, dos píldoras y un revolver en mi velador
la violencia del silencio me hace desfallecer 
mi nariz capta un hùmedo olor
mientras mi boca aun recuerda ese sabor
dulces labios con un toque a sal
el océano profundo de tus ojos
y yo un estúpido con talasofobia a tu mar

contraproducente el amor a la noche de soledad
pues gozamos la carne y su placer
sabiendo que es finita su eternidad
pues tras la unión de una noche
solo uno se ira al amanecer
y otro quedara queriendo no recordar

no hay una boca que halla besado solo un par de labios
no hay una misma expresión de amor para dos amores
es el ataque de tu mente contra el desvelo del hastío 
una noche de taberna, alcohol y decepciones 
historias que no alcanzan a ser historias
besos y caricias que quedan como huellas
una daga en tu alma poco notoria
un deseo fugas al pasar de una estrella

tic tac y la madrugada sigue estática 
el tiempo no le dio tiempo al tiempo
mi almohada y su consejo satírico 
la luz de mi alcoba parpadeante queriendo gritar
la rapidez de mi pensamiento colapsando al pasar


uuuuhf ahhhhh... un respiro tan profundo
que aclama el crepúsculo 
un sueño que se va por la mañana
se transforma en pesadilla por no volver a soñar

piel, cuero y carne se me observa
tripas, sangre y heces en mi interior
un alma tras un sueño que se aleja
un cuerpo en olvido a la sabana del dolor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.