Lolaila

Tu dolor

Tan fatigoso el camino,
tan dolorosa la meta,
me abro paso entre las zarzas,
de este muro de maleza.
Entre las espinas sangra.
el susurro de un te quiero,
lo sujetas con tus dedos,
lo lanzas contra el espejo.
No sabes soltar el lazo,
las zapatillas aprietan,
supuran indecisiones,
de tantas puertas abiertas.
En cada grieta una gota,
de sal posas sin cuidado,
mi corazón dolorido,
con ellas se va apagando.
Y me escuece en las entrañas,
la llaga que vas abriendo,
el dolor de tus heridas
a mi me va consumiendo.

Dolores Egea ( Lolaila)

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.