Araceli Vellber

38.

Soy tan bueno y tan malo,

como el dulce y lo salado

como los besos de plata

que se quedan en mis labios

y los de oro que regalas a diario.

Soy el trapecista de tu diario

y aquel que sueña con la boca abierta

esperando tus labios.

Soy la tormenta que nunca aciertas

y la lluvia que no te gusta,

soy la pena que vive andando

y sueña que podría quedarme acostado.

Soy yo, en la manera que Usted quiera.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.