Cecilio Navarro

El deseo oculto entre rosas inocentes.

Con tu deseo

de querer ser tratado injustamente,

te crucificas 

y con ello consientes en terrible venganza,

acusar a tu hermano, de egotista.

No construyas con rosas de inocencia

la corona de espinas

de la violencia,

pues no puede existir, dolor que aflija,

donde sólo una luz  interna, brilla.

Luz de amor que el camino alumbra,

acompaña, ilumina y no te juzga. 

 

Cecinape  04/07/2017

Comentarios1

  • LUIS.RO

    Coherente y bien escogido el genero Reflexión.
    En este laberinto de la mente humana, hay patologías y un sin fin de pensamientos retorcidos, pues de alguna forma, todos somos diferentes. (quiero decir es grande la diversiidad)
    Encontramos los que sienten placer autolesionándose y otros, mas perversos diría yo, que
    construyen con rosas de inocencia coronas de espinas.
    Buen poema Cecilio. Un abrazo

    • Cecilio Navarro

      Gracias amigo Luis por tu comentario. Para mí es muy importante porque desprendes paz y sabiduría y me ayuda a retroalimentarme. Posiblemente la reflexión no era necesaria pero pensé que alguno podría chocarle tal como se planteaba el poema. El punto de la autolesión puede llegar incluso al deseo de la propia enfermedad, pero ya entraría en un tema más incomprensible aún y he preferido no tocarlo ni siquiera en la reflexión. Un abrazote grande amigo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.