Lea Guillen

Jabón y humo...

fuertemente
sube
dócilmente
baja

no me entrego al fuego de nadie
ciego
ni malquerido

quiero quedarme -también- para acabarles
su tienda de jabón y humo.







Victoria, 2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.