José Cascales Muñoz

El Silencio Apocalíptico

 

Las trompetas del Apocalipsis callaron, guardando un profundo silencio por las infundidas calumnias y rumores que se escuchaba en la lejanía.

 

Hasta los aguadóres de Bib-Rambla se niegas subir la cuesta para llegar a la Fuente de la Bicha, la culebra está esperando su presa entre las bellas rosas que adornan la vega y Granada se quedará sin saborear el agua de ese manantial.

 

Los ojos brillantes de la culebra por el odioso fuego que desprende y su viperina lengua, crea una enorme confusión y malestar entre las personas que has sido mordida por sus engañosos encantos, hoy vaga sola con algunas víctimas que les sigues infectadas por su veneno.

 

Sus frívolas y engañosas palabras han dejado de convencer, se esconde entre arte y poemas para lograr atrapar nuevas víctimas que no la conocen, mientras las trompetas del apocalípsis se preparan para su próxima llamada hacia la sensatez y la libertad.

 

© José Cascales Muñoz
Reservado todos los derechos.
2 de Julio 2017

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.