Ramon bonachi

CORONA DE SONETOS

CORONA DE SONETOS

Quince sonetos polirrítmicos. Escogiendo como madre , " Yo se que ver y oír a un triste enfada" , de Miguel Hernandez.
.
El tema madre es un soneto de Miguel Hernandez. Mis catorce sonetos llevan la esencia de este primer poema pero pueden leerse también por separado pues todos tratan sobre la tristeza y el desencanto pero cada tema describe esa tristeza de manera diferente, espero que os guste.
.
SONETO MADRE (Miguel Hernandez)
.
Yo sé que ver y oír a un triste enfada
cuando se viene y va de la alegría
como un mar meridiano a una bahía,
a una región esquiva y desolada.
.
Lo que he sufrido y nada todo es nada
para lo que me queda todavía
que sufrir, el rigor de esta agonía
de andar de este cuchillo a aquella espada.
.
Me callaré, me apartaré si puedo
con mi constante pena, instante, plena,
a donde ni has de oírme ni he de verte.
.
Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,
pero me voy, desierto y sin arena:
adiós, amor, adiós, hasta la muerte.
-----------------------------------------------------
SONETO 1 (El odio))
.
Yo sé que ver y oír a un triste enfada,
no estoy nada feliz por desventura,
la pena me persigue ,me tortura,
me muestra una esperanza figurada.
.
El bien está sangrando en su morada,
herido por un mal que le supura,
no puedo sonreír a tal postura
si el odio no desiste en su cruzada .
.
Me apena ver crecer el terrorismo
montado en su fanático ideal,
producto de una extraña ideología.
.
Ya nada ha de volver a ser lo mismo,
razón y sinrazón tratan igual
cuando se viene y va de la alegría.
.
------------------------------------------
Soneto II (El progreso)
.
Cuando se viene y va de la alegría,
mi voz es un lamento testarudo,
y noto en la garganta un fuerte nudo
que ahoga mi precaria rebeldía.
.
Me engañan con infame maestría
los perros del señor que tanto eludo,
culpables de un presente casi mudo,
culpables de una falsa mejoría.
.
Camino por guijarros y desnudo,
preso de una esperanza que no es mía
y de un cielo más pálido y menudo.
.
El ocaso cabalga con su cría,
llegará como un plácido saludo,
como un mar meridiano a una bahía.
.
------------------------------------------
Soneto III ( El Alzheimer )

Como un mar meridiano a una bahía,
van llegando a mis ojos los quejidos
de aquellos que no sienten sus latidos,
de aquellos que han perdido su valía.
.
Confusos sin apenas sintonía,
los sueños se quedaron divididos,
sus dueños son suspiros retenidos
dotados de una gran melancolía.
.
Los años que adornaban sus cortezas
se rompen de manera inesperada
quedando de recuerdo, solo piezas,
.
Al final, una ausencia prolongada
se lleva sus temores y torpezas
a una región esquiva y desolada.
------------------------------------------
Soneto IV (la pobreza )
.
A una región esquiva y desolada,
se dirige un oscuro porvenir,
donde el vivir es solo un sinvivir
y la miseria es agua muy salada.
.
Los cartones son toda la morada
de unas manos que tiemblan al pedir,
el deseo es un caro souvenir
que se ve solamente de pasada.
.
Desdichada la ley que tiene el pobre,
“ comer y reventar antes que sobre",
protesto con el alma atormentada.
.
Elevó mi protesta a lo más alto,
pero cae y agoniza en el asfalto,
lo que he sufrido y nada, todo es nada.
-------------------------------------------

Soneto V (Desamor)
.
Lo que he sufrido y nada todo es nada,
y esa nada me sigue castigando,
ese cruel desamor me está matando
cuando abrazo de noche tu almohada
.
El silencio es sin duda un enemigo
que se aferra a una piel austera y muda,
me ataca cuando sueño y me desnuda
dejando un frío intenso de testigo.
.
Ahora, recordarte es un tormento,
se mezcla tu pasado en mi presente,
tú sigues paseándote en mi mente
y no puedo alcanzarte,aunque lo intento.
.
Es poco este dolor, amada mía,
para lo que me queda todavía.
.
---------------------------------------------
Soneto VI El desencanto
.
Para lo que me queda todavía,
el camino que piso es escabroso;
paso a paso, con miedo y cauteloso,
sigo avanzando en pos de mi utopía.
.
Un pesar que me llena de apatía
me conduce hacia un cruce misterioso ,
allí espera un sendero tenebroso
y una vana ilusión de compañía.
.
Solo soy un pequeño verso errante,
un instante carente de emoción,
una voz que ha perdido su armonía
.
Y, aunque intente seguir hacia delante,
sé muy bien que no tengo más opción
que sufrir el rigor de esta agonía.
.
---------------------------------------------------

Soneto VII ( La agonía )

Que sufrir el rigor de esta agonía
y sentirla, notarla tan adentro
es la causa, la llaga, el epicentro
de un martirio, una tensa algarabía.
.
Cual veneno que quema los sentidos,
circula por mis venas impaciente;
es un virus que ataca seriamente ,
un enjambre de versos afligidos.
.
Así vivo, o lo intento, a mi manera ,
la agonía al final me ha derrotado
y me azota jornada tras jornada.
.
¿Cambiar mi situación? ¡qué más quisiera !...
Además , en verdad que estoy cansado
de andar de este cuchillo a aquella espada.
----------------------------------------------------

Soneto VIII (Perder la fe)
.
De andar de este cuchillo a aquella espada,
tengo dudas de tu sumiso afecto,
cuando rezo tampoco te detecto
tu imagen sigue triste y angustiada.
.
Aunque busco el amor en tu mirada,
el amor que me das no causa efecto,
y un pesar, que ha nacido por defecto,
me mete más en esta encrucijada.
.
¡Oh,Señor!, tú podrías convencerme
de que mi fe tan solo tiene miedo
y que nunca has dejado de quererme.
.
Ayúdame si ves que retrocedo;
si me das el valor que hoy en mí duerme,
me callaré, me apartaré si puedo.
-----------------------------------------------

Soneto IX (La Injusticia)
.
Me callaré , me apartaré, si puedo,
de este infectado mundo de injusticia
donde triunfa la fuerza y la codicia,
donde incluso el rufián recita el credo.
.
La justicia es empresa delicada,
es débil en los ojos del tirano,
y más débil en manos del villano
que esconde la camisa ensangrentada.
.
No es justo liberar a quien reincide,
mas la ley, esa dama de granito,
que a veces más parece ser un mito,
le da la bienvenida y lo despide.
.
Yo he visto la injusticia más obscena
con mi constante pena, instante, plena.

------------------------------------------------

Soneto X ( perder el mar )
.
Con mi constante pena, instante, plena,
me alejo del rubor de tus cabriolas,
y también de nadar contigo a solas
bajo una fluorescente luna llena.
.
Paseando descalzo por la arena,
escribo, en nacaradas caracolas,
un verso sobre el canto de tus olas
con un adiós final que me enajena.
.
Me entrego a la añoranza ,pues me asombra
sufrir esta congoja, ¡ y es tan fuerte!
que hasta lloran los ojos de mi sombra.
.
Perdona que mañana me despierte
allá donde el asfalto no te nombra,
a donde ni has de oírme ni he de verte .

------------------------------------------------

Soneto XI ( Un recuerdo )
.
A donde ni has de oírme ni he de verte,
se va la brisa plácida que aspiro,
y el gemir de una ausencia que no admiro
me daña por el hecho de quererte.
.
Si me alcanza el rocío de la aurora,
será más bajo y gris este gran cielo,
que ha perdido el color de su añil velo
y que incluso parece que me ignora.
.
Más horas, más pesar, más desencanto,
¡oh, memoria!, ¿por qué golpeas tanto
cada vez que en el tiempo retrocedo?.
.
Me lleno, cuando empiezo a recordar,
de pasos que no quieren caminar.
Me voy, me voy, me voy, pero me quedo.
------------------------------------------------

Soneto XII ( la duda )
.
Me voy, me voy, me voy, pero me quedo
en este endemoniado laberinto
donde todo es igual ,nada es distinto
y cuanto más avanzo más me enredo.
.
No consigo encontrar al ente ledo
que le dé más carácter a mi instinto;
en toda decisión que desprecinto
la duda y el temor salen al ruedo.
.
Son varias sensaciones de repente
que corren por mis venas cual torrente,
con ellas va mi suerte o mi condena.
.
Con la duda de incógnito asistente,
me voy, me voy, con ganas e impaciente,
pero me voy desierto y sin arena.
-----------------------------------------------------
Soneto XIII (Un adiós )
.
Pero me voy desierto y sin arena,
cansado de luchar codo con codo
con este corazón que de algún modo
se llenó de ricina y me envenena.
.
Mi clamor en el cielo se cangrena
y en la tierra el amor se hunde en el lodo,
ya no puedo dar más, lo he dado todo,
mejor te digo adiós con voz serena.
.
¡ Ay amor !, ¡ ay amor incompatible!,
además de intentar un imposible,
no he podido siquiera retenerte.
.
No quiero más prisión para mis besos
ni quiero más dramáticos sucesos,
adiós amor, adiós, hasta la muerte.
---------------------------------------------------
Soneto XIV (Vencido)
.
Adiós, amor, adiós, hasta la muerte,
estoy desesperado y confundido,
las ganas de vivir se han escondido
y el viento del adiós hoy sopla fuerte.
.
Ya nada en este mundo me divierte,
la angustia y la tristeza me han vencido,
no queda ni un instante divertido
que le sonría a mi precaria suerte.
.
Tan solo soy un nombre diminuto,
y, a lomos de una pena descarnada
camino con el alma fatigada.
.
Cuando el júbilo ajeno está de luto,
no dura la sonrisa ni un minuto;
yo se que ver y oír a un triste enfada.


Si conseguiste leer todos los sonetos, te diré que tarde dos meses en terminarlo y que considero esta corona hasta el día de hoy mi mayor logro, gracias por leerme.

 

Comentarios2

  • gonzaleja

    He conseguido leerlo Ramón, he conseguido leerte. Es una proeza, es una obra maestra, en sí misma porque no todos los día se escribe una corona de sonetos, y porque te da el impulso nada más y nada menos que Miguel Hernández. Lo he leído emocionado y con el vello de punta. Bravo Poeta y enhorabuena

  • Alfredo Daniel Lopez

    ¡Perfecto mi recordado amigo Ramón Bonachi!, que alegría encontrarte aquí y con tamaño trabajo.
    Este ya se ve, que es un poema -una corona de sonetos - exquisitamente trabajada. No voy a decir nada que no haya dicho antes, sobre la perfección de tu métrica y tu rima, de todos estos versos a maiore y a minore... pero la más contundente de 'ésta obra de ingeniería de letras', es la emoción que cada verso transmite, es ver, oir y sentir como has captado la esencia misma de Miguel Hernandez, regalandonos un cúmulo de sentimiento llevados de la mano del dolor y la tristeza, dificiles eso te lo aseguro, de olvidar, de dejarlos tan solo archivados en la memoría. Este enorme trabajo ha de crear surcos, dejar huella.

    Un abrazo fuerte amigo y poeta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.