emiliodom

EL REGRESO

  Después de querernos tanto, y regalarnos noches de amor y pasión, deseo ser de nuevo brisa para besar tu piel...   Con frecuencia, me suelo despertar entristecido por tu ausencia; siento un ligero frío en mi alma, pues necesito la templanza que tu me proporcionas.   Anhelo que seas mi estrella y mi guía, en cambio yo, seré el lucero que alumbre tu camino. Tu eres quien puede curar mi herida, de lo contrario, me veré debilitado al carecer de terapia  que me sane. Ven, no dilates más la ausencia, pues el tiempo se esfuma, como lo hace el humo del cigarrillo.   ¡El corazón, es libre, ten el valor de escucharlo!!


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.