Santiago Miranda

La mañana es la nueva noche

 

Dormir aparentemente
Soñar despierto
Descifrar el cerrojo
De los tiempos
que mantuvo contenido
Más he aprendido
A la falta crónica
De un sueño dentro
De un sueño que repara
Al ser herido
De tanto ser el mismo
Canal de la sangre que irriga
O irradia Ahora los destinos
Y luego los fatales caminos
Dentelleando los talones
De semidioses devenidos a menos
Sí. Esta mañana ardiendo
En el invierno nos engaña
Por que han quebrado los compases
Del clima y nadie al soporte escucha
al oído sensible el Rasgarse pronunciando
El testamento de todos los tiempos Reunidos
llegará momento en que será la noche transfundida
con el día como en esta mañana la luz como alimento
debería estar durmiendo yo y ella como uno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.