Bolívar Delgado Arce

HADA DE MEDIA NOCHE

Me veo contigo

nos vemos los dos juntos peleando al frío nocturno,

buscando un rincón de oscuridad

para abrazarnos más, y crear un beso

ese beso que es lo más cálido en esta noche

de cielo claro y de estrellas,

esta noche de cósmico cariño

hablando de constelaciones, de osas mayores

y andrómedas

que atestiguan cuánto te amo, que saben

de mi adoración a tus ojos increíbles,

a tus labios, a tu rostro, tu pelo

tu cuerpo infinitamente hermoso,

infinitamente mío...  

 

Hay tanto frío en rededor nuestro,

pero solo alrededor, tú eres el fuego

y estoy contagiado, somos fuego

en esta hora cercana a la medianoche

el camino desierto, parpadeantes luces,

tú en mis brazos, tus manos en mi cuello.

Allí estás con los ojos hermosamente cerrados

y con la respiración de mil canarios,

tu regia cabellera recortándose en perfil

en el estrellado cielo

de frente a la Cruz del Sur;

tu cuello artístico, blanco, hermosamente

deslumbrante

aunque la escarcha está cayendo.

Y mis manos, amantes, inquietas

en tus hombros,

cerca de tus senos... o... en ellos.  

... Te amo inmensamente

cada hora con más fuerza,

te necesito cada día, te quiero...

comprendes

que me significas todo?, quiero llorar

en tu ausencia; te querré siempre

siempre, siempre.  

 

Ahora, déjame decirte algo muy

íntimo, grande y eterno:

!TE QUIERO!                                    

 

               Bolívar Delgado Arce

BLOG: "A lo lejos alguien canta..."

 

Comentarios1

  • Menesteo

    Grande y eterno suele ser el amor libre y sincero; bajo la noche estrellada o... junto a un lindo fuego que caliente las dos almas mientras se dicen ¡Te quiero!
    Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.