Dama Roja

¿Cuál arte es el habla edificante?

Es en el día,

en que te envuelven

ajenas las faltas, culpas y

decepciones.

En aquel momento por escuchar muestras de amor y

una palabra a su tiempo

diera, alma mía cuanto posea:

¡La flor de la juventud, el vigor y el ingenio!

 

Es en el día en que se nubla tu mente,

en vanas palabrerías,

que tus labios impulsan,

podredumbre a borbotear.

En aquel momento por acallar tu frente

el habla irreflexiva

como estocadas de puñal que pasa cual ardiente fuego

en todo tu cuerpo,

diera, alma mía cuanto desea:

¡Techo propio, el amor y alargar el tiempo!

 

Es en el día de la trasgresión alto pasar,

el furor que posee tu cuerpo apagar,

a miel de tus labios apelar,

y al otro edificar.

Entonces, si al mundo haz de conquistar,

diera, alma mía por cuanto espera:

¡Juventud eterna, el paraíso y un distinto gobierno!  

 

Dama Roja

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.