Anacleto

Destrezas

 

Han dejado de sonar las cuerdas de esta guitarra.

¡qué triste quedó el tiempo!

Yo confiaba en que el mundo trajera consigo la verdad,

pero se calló la música.

 

Marcamos un destino con la mirada

y no nos queda espacio para el adiós,

nos despilfarramos el alma buscando seguir en pie.

 

La magia de vivir desvanece con los años,

¿o se fortalece?

Un espacio en el hoy

vale más que el ayer con adornos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.